martes, 31 de mayo de 2016



Cuando realmente amas empiezas a descubrir que, tu tiempo no es tuyo, ni tampoco te pertenece. Te lo ha entrega Dios para que tú lo entregues en servicio a los demás. Y en la medida que ese tiempo se vaya donando, tu amor se va fraguando.

Entonces irás descubriendo en tu vida que, tu felicidad consiste más en dar que recibir. En esa experiencia experimentas el gozo y la alegría que buscabas y que el secreto es esta disponible y abierto al servicio.

Pero, todavía descubres más. Experimentas que ese gozo y alegría permanece, no pasa, se sostiene, porque la verdadera felicidad es eterna. Y en eso empiezas a distinguirla de la efímera y caduca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.