jueves, 26 de mayo de 2016



Imagínate uno que es ciego físicamente, no ya sólo espiritualmente. Necesita imperiosamente la luz porque quiere y desea ver. Ver lo que le rodea, los colores y el camino. Sin embargo, la vista más hermosa es la de ver a Jesús, el Mesías, el Salvador del mundo.

Porque todo lo demás, sin despreciarlo, es hermoso y nos gusta y hasta lo necesitamos, pero al final resulta inicuo, sin valor, basura, porque sólo nos salva la Verdadera Luz de la Verdad y de la Vida. Jesús es el Mesías, el enviado, el Camino, la Verdad y la Vida.

Y eso es lo que realmente hay que buscar, la verdadera Luz que alumbra, que conduce al verdadero Camino, a la Verdad y a la Vida. Porque todo lo demás sólo se queda en bonito, pero de ahí no pasa, y además es pasajero y caduco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.