miércoles, 25 de mayo de 2016



Jesús de Nazaret sabía perfectamente a qué había venido, y cual era su meta. Tal es así que, a sus discípulos, a aquellos que había elegido y compartido con Él esos tres años de vida pública, les descubrió lo que iba a suceder. Muchos ya confundidos tenían miedo.

Por eso, Él, tomándolos de nuevo comenzó a decirles lo que iba a suceder. Es admirable presenciar y escuchar de cómo Jesús sabía todo lo que iba a suceder. No es Jesús un cualquiera ni un gran personaje. Su confesión deja claro que se trata del Hijo de Dios. El Mesías que había de venir.

Y, la historia, cuenta todo lo ocurrido tal y como Él describió días antes a sus apóstoles. ¿No es esta una prueba y un signo más de que estamos ante el Hijo de Dios vivo? ¿Cómo puede predecir su propia muerte y Resurrección? Evidentemente, esa era su Misión para la salvación de todos los hombres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.