miércoles, 11 de mayo de 2016



Nuestro Dios, el Dios de los cristianos, el que nos reveló Jesús de Nazaret, el Hijo enviado, es un Dios que no sólo nos ha creado, sino que se preocupa por nosotros y nos acompaña, enviándonos a su Hijo, nuestro Señor, para que, de su Mano, lleguemos a su Casa.

¿Qué Dios se preocupa tanto por nosotros hasta el punto de que el Hijo le pide que nos guarde del Maligno? Porque el mundo es su reino y en él nos tienta y nos seduce para que nos alejemos de Ti, Señor. Por eso, sabemos por tu Hijo que Tú eres un Dios único, diferente a todos los dioses.

No pertenecemos a este mundo porque creemos en Ti, Señor, que no eres de este mundo. Y confiados, apoyado en tu promesa, esperamos ser santificados, por los méritos de tu Hijo Jesús, en la verdad que nos salva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.