sábado, 28 de mayo de 2016



Si la verdad no se quiere ver, se busca como disfrazarla y vestirla de verdad escondida en la mentira. Aquellos sumos sacerdotes, escribas y ancianos no querían perder su estatus, instalados en el poder y en la ley. Jesús era, pues, un estorbo y buscaban la manera de borrarlo de la vida pública.

Buscaban como ponerlo en apuros y ridiculizarlo, o quitarle autoridad. Y se les ocurre la pregunta: ¿con qué autoridad haces esto? Pero olvidan que están delante del Hijo de Dios, porque no lo quieren ver. Pero los hechos le descubren la realidad y la sabiduría del Espíritu de Dios les deja en ridículo.

Entonces ante tal pregunta, Jesús les responde: «Os voy a preguntar una cosa. Respondedme y os diré con qué autoridad hago esto. El bautismo de Juan, ¿era del cielo o de los hombres?Respondedme». Ellos discurrían entre sí: «Si decimos: ‘Del cielo’, dirá: ‘Entonces, ¿por qué no le creísteis?’. Pero, ¿vamos a decir: ‘De los hombres’?». Tenían miedo a la gente; pues todos tenían a Juan por un verdadero profeta. Responden, pues, a Jesús: «No sabemos». Jesús entonces les dice: «Tampoco yo os digo con qué autoridad hago esto».

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.