jueves, 19 de mayo de 2016



Y en esta promesa, la Iglesia, experimenta la acción del Espíritu y la alegría de superar todas las dificultades que salen en el camino. Un camino de obstáculos, de luchas y sufrimiento, pero un camino necesario para que el amor haga presencia, porque sin esfuerzo y dificultades no haría falta amar.

El amor aparece cuando se necesita. Y nace en los problemas, en las diferencias, en los momentos de confusión y desconcierto. El amor necesita obstáculos y dificultades, porque, ¿cómo se podría amar cuando se va a favor de la corriente? Sí, se puede, pero sería muy fácil y sin  esfuerzo. Sería como satisfacer nuestras apetencias y gustos.

El amor se descubre y se hace necesario cuando amar exige renuncia, esfuerzo, lucha, soportar, paciencia, comprensión, escucha, pérdida, perdón, y, sobre todo, amor. Porque eso es lo que es realmente amar. Y sólo en el Espíritu Santo lo podremos llevar a la vida y vivirlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.