jueves, 2 de junio de 2016


Cuando se habla de una persona, ser recuerda lo bueno que hizo. Se trata de olvidar lo malo y se resalta lo bueno. Porque es lo bueno lo que interesa y lo que permanece. Bien, es verdad, que lo malo está ahí y cuando en la balanza de la vida tiene su peso, puede contrarrestar a lo bueno.

Pero lo que prima siempre es lo bueno. Porque el hombre está hecho para hacer el bien. Eso es lo que significa ser libre, vivir en la verdad, la justicia y el bien. Porque nadie quiere hacer el mal, y cuando lo hace sabe que está actuando contra su propia naturaleza.

Eso es lo que en el Evangelio de hoy nos dice Jesús: No hay mandamientos mayor que el amar a Dios, porque inmediatamente, si tu amor es sincero y en verdad, amarás también a los hombres, pues son también hijos de Dios, y, por tanto, tus hermanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.