viernes, 3 de junio de 2016




La vida la valoramos mucho y difícilmente la ofrecemos por salvar la de otro. Es verdad que en momentos heroicos podemos hacerlo, pero darla conscientemente e incondicionalmente, no sólo es difícil, sino que, en este mundo, no se entiende.

Sin embargo, sabemos que muchas personas la han dado valientemente y sin nada a cambio. Pero también sabemos que, la mayoría, son personas que se apoyan en su fe e intentan imitar a Jesucristo. De cualquier forma, quienes lo hacen serán dichosas, porque el que da la vida por otro, salva la suya. 

Jesús de Nazaret, no sólo ha dado su Vida por cada uno de nosotros, sino que la ha entregado para salvar a todos. Es decir, al mundo. Porque su Vida tiene el valor de pagar y saldar todos nuestros pecados, y el mérito de perdonarnos. Por su muerte y Resurrección el Padre Misericordioso nos perdona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.