viernes, 17 de junio de 2016



Detrás de lo que importa está el valor de la durabilidad. Una cosa buena es buena si es rentable y duradera. Rentable en dar gozo y bienestar, y duradera porque todo lo que es fugaz pierde mucho valor. En otras palabras, todo hombre busca el gozo eterno.

Resignarnos es peligroso, porque es como admitir que nuestra única esperanza es vivir unos años en la tierra y luego aceptar la muerte. Porque si algo cierto sabemos es que la muerte llegará, pero, por nuestra fe, creemos que esa muerte es simplemente un paso para la Vida Eterna. 

Y esa es nuestra esperanza. No nos resignamos a morir, porque hemos sido creados para vivir, para Vivir Eternamente en la presencia del Padre. Esa es nuestra fe y lo que nos ha enseñado Jesús, el Hijo de Dios Vivo. Entregó su Vida para rescatar la nuestra de la esclavitud del pecado, y en y por Él alcanzar la Vida Eterna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.