sábado, 18 de junio de 2016



Será difícil resistirte al dinero y al poder. Así que si los tienes dejarás de servir a la verdad para imponer tu verdad. Por eso, para estar a favor de la verdad y la justicia conviene y es necesario alejarse de otros poderes que, teniéndolos, corrompen y desvirtúan la misma verdad.

Se dice que no se puede estar a media agua. Es decir, no se puede servir al dinero y a Dios, porque dejarás uno para estar con el otro. No se puede estar haciendo vida de rico y querer servir a un pobre. Porque Dios se ha despojado de su naturaleza Divina tomando la naturaleza humana y viviendo como un pobre. 

Vivir como un pobre no es carecer de lo necesario para vivir dignamente, sino compartir con el que necesita; escuchar al que lo pide y comprender al que clama verdad y justicia. Vivir como un pobre es defender la verdad y la justicia, sobre todo del más necesitado y excluido, porque son los que verdaderamente la necesitan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.