lunes, 20 de junio de 2016




Formarse una opinión es lógico y de sentido común. Por los actos conocemos a las personas y tomamos una opinión de ellas. Ahora, la opinión se hace juicio cuando dicta sentencia y absuelve o condena. En uno u otro caso es un juicio que podemos evitar.

Evitamos juzgar cuando dando nuestra opinión lo hacemos con misericordia y perdón. Porque una cosa es juzgar y otra diferente hacerlo con misericordia y abiertos a la comprensión, escucha y perdón. Porque, entonces estás aceptando con amorosa misericordia.

De esa forma estás invitando a no volver a caer, a levantarte y corregir el rumbo de tu vida, que por muy mal que esté siempre encontrará la Misericordia y el Perdón del Señor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.