martes, 30 de agosto de 2016



La gente seguía a Jesús precisamente porque hablaba con autoridad. Su Palabra tenía cumplimiento y porque en Ella encontraban lo que buscaban. Todos queremos ser felices, y esa felicidad no se encuentra en el mundo. La muerte nos borra toda posibilidad. Pero Jesús habla de la Vida con mayúscula.

Una Vida que el mismo ofrecía y demostró en varias personas que podía devolverlas a la vida. Su amigo Lázaro fue un testigo que asombró a muchos después de que Jesús le resucitara. La autoridad de Jesús asombraba porque toda su Palabra tenía cumplimiento. 

Y eso era lo que sucedía a aquellos contemporáneos de Jesús, se asombraban de su Palabra y con la autoridad que la proclamaba. Tanto fue así que en El toda profecía tuvo cumplimiento hasta su misma Resurrección. Pilar fundamental de nuestra fe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.