domingo, 25 de septiembre de 2016


La palabra no coincide con la vida. Decimos muchas cosas que luego no cumplimos. Es verdad que en algunos momentos nuestro corazón habla despegado de la cabeza y, luego, tomamos conciencia que lo que hemos dicho está lejos de que podamos cumplirlo.
                
Nos traicionamos porque nuestros sentimientos no van en sintonía con nuestras realidades. Una cosa es hablar y otra hacer. Lo admirable de Jesús es que lo que decía lo hacía. Vivía en Verdad y Justicia, y cumplía su Palabra. Indudablemente que Él es el Camino, la Verdad y la Vida.

Por eso, nuestra esperanza descansa en Él. Porque sólo Él tiene Palabra de Vida Eterna. Y unidos a Él podemos mover montañas. Pero eso implica que también nosotros estemos unidos, porque lo que les ocurre a los demás nos ocurre también a nosotros. Tomemos conciencia que Él, donde dos o más se reúnan en su Nombre, estará presente, y en Él nunca perderemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.