lunes, 26 de septiembre de 2016



La Viña del Señor es inmensa y caben todos. No todos tienen que hacer lo mismo ni tampoco ir juntos en el mismo barco. Lo importante es trabajar para la misma empresa y en nombre de la empresa, porque el dueño es el mismo y los beneficios irán a parar al mismo sitio.

Hay muchos que hacen el bien y en nombre del Señor. No importa su procedencia ni de dónde vienen, ni tampoco a donde van. Sólo que actúan haciendo el bien en el nombre del Señor y eso basta. Por eso, Jesús les dice a sus apóstoles: «No se lo impidáis, pues el que no está contra vosotros, está por vosotros».

Cada cual hace las cosas a su manera y con su estilo. Lo único importante es hacerlo en nombre de Dios y para gloria de Dios. Y eso es lo que tenemos que contemplar y comprender. Un jardín se compone de muchas clases de flores. Y las hay grandes y pequeñas, de una forma u otra, pero todas son necesarias, porque todas forman el jardín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.