jueves, 1 de septiembre de 2016



¿Qué clase de pescador quieres ser? Esa es otra cuestión, porque dependiendo de lo que quieras pescar ahí pondrás  corazón. Y el fruto de tu pesca hablará de tu obrar.

La vida te enseñará a saber pescar, pero a coger la clase de pescado que interesa, eso sólo te vendrá de arriba. Porque solos aquellos que viven en aguas limpias son los que dan vida eterna.

Porque todo pescador busca el alimento, no perecedero, sino aquel que sirva para alcanzar la vida eterna. Pues los demás, aun siendo necesarios son perecederos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.