lunes, 19 de septiembre de 2016



Todo lo que está oculto está llamado a descubrirse, porque nada permanece en secreto. Incluso la Verdad con mayúscula se hará Luz un día. Es el día prometido en que Jesús vendrá por segunda y última vez a resucitar a todos los hombres y a establecer su reinado.

Un reinado de verdad, de justicia y de paz. Un reinado donde sólo estarán aquellos que han creído en Él y han vivido en su Palabra. Y del que quedarán excluidos todos los que le han negado o han sido indiferentes a su Palabra, siendo conducido a la perdición y el llanto.

Por eso, Señor, enciende mi corazón para que, incandescente por tu Amor, sea antorcha que alumbre en sus pasos a todos aquellos que están a su lado. Y que refleje tu Imagen para que sea percibida por todos los que se acerquen a mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.