lunes, 28 de noviembre de 2016

Aquel centurión se mueve por amor. Por amor a su siervo busca a Jesús, pues, piensa que Él le puede curar. Su amor le lleva a confiar en Jesús. Y es que cuando tenemos necesidades buscamos respuestas a esas necesidades. Y sólo Uno puede responder a la necesidad de la vida.

No cabe duda que la necesidad de la vida te lleva al encuentro del Señor, porque, Él es el Camino, la Verdad y la Vida. Pero ese encuentro tiene que estar movido por el amor. El amor que experimentas por alguien que te empuja a buscar a Jesús para que te lo resuelva.

Cuidemos el huerto de nuestro corazón y llénemelos de tierra buena para que dé los frutos que el Señor espera. Una tierra buena abonada con el agua que da la fe y sostiene la llama del amor. Ese amor que movió al Centurión a buscar al Señor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.