jueves, 22 de diciembre de 2016

Hablamos de María como de José sin experimentar las tribulaciones, dificultades y tropiezos que soportaron sosteniéndose fieles al Señor. Hablamos, sin entender ni experimentar, los contratiempos que se levantaron en sus vidas que le impedían y aconsejaban abandonar y no seguir adelante.

Ellos torearon a los toros desde la plaza, cara a cara, y siguieron adelante creyendo en el Señor. Ellos fueron humildes y aceptaron esos contratiempos en sus vidas. María imita a Juan a ser la siempre humilde y dar Gloria a Dios por hacer maravillas en el ella. Está llena de Gracia porque el Señor está en ella. Su vida se convierte en un torrente de servicio y amor.

No miremos al mundo, sino contemplemos a María. Miremos al pesebre y desde esa mirada busquemos nuestro pesebre en el mundo que vivimos. Está dentro de ti. Sólo tienes que llenarlos de paja (pobreza), humildad y servicio, y todo se convertirá en amor. Entonces nace el Niño Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.