miércoles, 21 de diciembre de 2016

Nuestra esperanza es que con Dios ocurre otra cosa. Dios no se equivoca, ni actúa por egoísmo. Dios nos elige por amor, y la mayor prueba es que da la vida por cada uno de nosotros.

Dios nos ha creado para que vivamos, tras el paso por este mundo, gozoso y felices eternamente. Para ello tenemos la libertad de elegir. Y sólo en Él elegimos bien.

María es la elección perfecta de Dios. Ella se convierte en la morada y fuente de la Gracia de salvación para la humanidad. María reúne todo lo que Dios desea para que sea su Madre. Y, elegida, Dios está con ella. Y la llena de Gracia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.