domingo, 11 de diciembre de 2016

Juan el Bautista envía a preguntar a Jesús si era Él a quien esperaban, o había otro que esperar. Indicios que nos descubren que hasta Juan tenía dudas. Cuánto más podemos tener nosotros. Sin embargo, la respuesta del Señor nos presenta el anuncio que ya Isaías (35, 1-6ª.10), muchos años antes, había profetizado.
                   
Nace la esperanza y todo reverdece. El hombre conoce la Buena Noticia de salvación, porque la vida se renueva. «¿Eres tú el que ha de venir, o debemos esperar a otro?». Jesús les respondió: «Id y contad a Juan lo que oís y veis: los ciegos ven y los cojos andan, los leprosos quedan limpios y los sordos oyen, los muertos resucitan y se anuncia a los pobres la Buena Nueva; ¡y dichoso aquel que no halle escándalo en mí!». 

Por eso es tiempo de preguntarnos: ¿A quién esperamos? Empezábamos interpelándonos respecto a esa pregunta. Y es que quizás esperamos a otro u otras cosas que nos den esa felicidad que anhelamos y buscamos. Realmente, ¿queremos encontrarnos con Jesús? Dejemos, pues, que entre en nuestro corazón y vivamos en el esfuerzo de amar como Él. Entonces comenzaremos a ver y nacerá dentro de nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.