sábado, 21 de enero de 2017

Jesús, enterado el encarcelamiento de Juan el Bautista y de su muerte, se retira de Nazaret para evitar que puedan dar con Él. Y viene a residir en Cafarnaúm. Es allí donde empieza a predicar y a llamar a la conversión. Una conversión que nos es ofrecida a nosotros porque es para nosotros.

Jesús quiere nuestra conversión porque quiere nuestra salvación. Y nuestra salvación sólo se producirá si somos capaces de convertirnos. Es decir, si cambiamos nuestra manera de pensar y vivimos en el pensamiento del Señor, que no es otra cosa que hacer la Voluntad del Padre.

Y la única manera de convertirnos es caminar al lado del Señor tratando de escucharle y de hacer lo que Él hace. Eso nos exigirá esfuerzo, oración, perseverancia, sacrificios y mucho amor. Un amor que nos obliga a amar hasta a los enemigos y hasta el extremo de dar la vida si hace falta. Hoy en muchos lugares del mundo hay gente que muere por seguir a Jesús.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.