viernes, 11 de julio de 2014

SOBRE EL PREMIO



Detrás de cada acción se busca un premio. Se compite para ganar, y se gana un premio, que aparte de ser un reconocimiento por los méritos de ser el campeón o el mejor, consigues un trofeo o una aportación económica. También, cuando no hay premios se pone en juego el prestigio y la inclinación humana de ser siempre el ganador.

Sin embargo, caminar hacia el Reino de Dios, no es un premio más sino la total aspiración del ser humano. Porque todos buscamos la felicidad y la eternidad, pues una felicidad caduca no deja de ser un premio que termina por desaparecer.

Las cosas valen en función del tiempo. Lo caducidad determina el valor de las cosas, así que lo importante es aquello bueno pero eterno. Y es eso precisamente lo que Jesús promete a sus apóstoles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.