miércoles, 6 de agosto de 2014



Al anochecer y en el silencio de la noche, llegada la hora del descanso, me asaltan las vivencias vividas durante el día. Es la oscuridad y el silencio buen caldo donde afloran los sentimientos y actitudes, y donde descubres lo bien hecho y lo no tan bien.

Experimentas la debilidad de sentirte incapaz de superar muchas actitudes, que sientes sometidas por tu naturaleza caída y mal herida. Descubres que tú sólo no puedes enfrentarte a la tentación y al pecado y buscas refugio en quién te pueda ayudar.

Levantas la mirada y encuentras la mirada de Dios, y experimentas que con Él puedes continuar la lucha y atreverte a superar los obstáculos del camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.