jueves, 14 de agosto de 2014



Hay muchas situaciones que nos violentan y nos provocan a enfrentamientos y amenazas. Es entonces cuando se necesita perdonar, y eso supone poner por delante a la persona por encima de todas las cosas y todo interés. En el esfuerzo de controlarse y llenarse de paz nace el amor.

Porque el amor no es un sentimiento, ni un afecto, ni siquiera una emoción. El amor es un compromiso que nace de descubrirnos hijos de Dios, amados hasta el extremo de dar la vida por nosotros y hermanados en su Amor como hijos adoptivos en Xto. Jesús.

Sólo la capacidad de perdonar nos sostendrá en el amor del Señor, y sólo en Él podremos alcanzar la Gracia de amar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.