martes, 26 de agosto de 2014



Nuestra esperanza se fundamenta en Jesús. Pero no porque nos parezca o nos hayan convencido, sino porque hay verdaderas y fundamentadas razones para hacerlo. En Jesús todo lo profetizado se cumple y la última palabra, su Resurrección también.

Por eso, en una Persona que toda su vida está fundamentada en la Verdad, y todo lo dicho sobre Él ha tenido debido cumplimiento, hasta su Resurrección, es digno de ser creído. En Él, y de Él nos fiamos, porque su Palabra es Palabra de Vida Eterna.

Gracias Señor por transmitirnos tu Palabra fundamentada en tu Hijo Jesús, quién ha vivido siempre en la Verdad, la Justicia y el Amor verdadero manifestado a los hombres en la entrega de su propia Vida. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.