miércoles, 20 de agosto de 2014




¡Sin lugar a duda somos herederos de un Tesoro Infinito y Eterno! Nos lo ha dicho Jesús, y sigue insistiendo cada día con mucha paciencia esperando nuestra respuesta. Sin embargo, creo que no nos hemos dado cuenta de la trascendencia de su importancia y de su valor. 

Y buscamos ese Tesoro pero por camino equivocado. Parece que nos encandila más las luces de este mundo, luces caducas, que la que nunca se apaga y nos llena plenamente de gozo y felicidad eterna.

Tenemos una herencia porque en Jesús somos hermanos e hijos adoptivos del Padre y, como hijos, coherederos de su Gloria. ¿Nos percatamos de lo que somos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.