lunes, 8 de septiembre de 2014



No parece fácil orar. Entre otras cosas porque es difícil saber pedir y descubrir nuestras prioridades en necesidades. Somos grandes pecadores y tenemos mucho que arreglar. 

¡Tanto que quizás el mayor descubrimiento es no saber por dónde empezar o descubrir que nosotros solos no podemos arreglarnos! Eso nos invita y anima a orar.

Quizás la mejor forma es no pronunciar palabra alguna y mostrar nuestra transparente miseria. El Padre nuestro refleja muy bien esa nuestra realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.