viernes, 19 de septiembre de 2014



Sabemos que las posibilidades de que una semilla eche raíces profundas y dé buenos frutos dependen de que esa tierra esté bien abonada, y también bien cuidada o cultivada. Difícilmente dejada a su suerte producirá buenos frutos.

De la misma forma, la vida de cada persona dará buenos frutos en la medida que se cultive, se discipline y se exija renuncias y entregas generosas. Porque sólo en el amor encontraremos la perfección y la felicidad.

Y de ese esfuerzo nacerán los verdaderos y buenos frutos. Porque la única agua bien abonada y rica en vitaminas para dar buenos frutos es el amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.