lunes, 27 de octubre de 2014



Muchos emprenden el camino solo. Atienden y hacen buenas obras, pero no parecen necesitar mucho de Dios. No lo niegan, pero se sienten buenas personas sirviendo buenamente a los demás. No sienten la necesidad de acercarse a Dios.

Mantienen una relación personal, aislada de la comunidad y sin ningún vínculo que les responsabilicen. Son solos ellos y Dios, lejos de los sacramentos. Parece más bien una religión fabricada por ellos y hecha a su medida.

Algo falla en el principal y único mandamiento, porque podríamos decir que sirven al prójimo, pero se alejan de Dios, o al menos inventan su propio Dios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.