domingo, 19 de octubre de 2014



Nos alejamos cuando nuestras ideas no coinciden con las del vecino. Eso nos descubre que nuestra fe en el Señor está muy inmadura, porque Jesús es nuestro amigo a pesar de las diferencias, incredulidades y otras que nosotros mantenemos con Él.

Jesús tiene una y mil razones para dejarnos y para cansarse de nosotros, y sin embargo nos quiere y nos aguanta permaneciendo a nuestro lado y tendiéndonos sus Manos para acoger, comprendernos, ayudarnos y darnos todo su amor y salvarnos.

¿Cómo podemos nosotros, a pesar de nuestras diferencias alejarnos y no soportarnos, comprendernos y, por encima de todas nuestras ideas, amarnos? ¿No es nuestra idea la de Jesús? ¿Y la de ellos también? ¿Entonces qué y quién falla?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.