domingo, 16 de noviembre de 2014



Ocurre que llevamos los ojos muy abiertos pero pasamos inadvertidos por muchos lugares de nuestra vida. Tanto es así que podemos quedar sorprendidos al despertar un día y darnos cuenta que hemos dejado muchas cosas buenas por no verlas.

Estar despierto no es tener los ojos abiertos, sino mirar con conciencia y libertad las cosas que ocurren en nuestra vida, y tratar de vivenciarlas con amor dándole soluciones que sirvan para mejorar la vida de los hombres.

No es fácil ver con la luz del corazón, justicia y verdad. Por eso necesitamos alumbrarnos con la Luz del Espíritu Santo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.