sábado, 15 de noviembre de 2014



Todos sabemos hacer algo. Quizás unos lo hacen mejor que otros, pero todos podemos y servimos para hacer el bien. E incluso los que dependemos de otros estamos para que esos otros hagan el bien. Nadie sobra y el amor que unos necesitan le corresponde a otros dárselos.

Por eso los talentos están repartidos, pero el mundo necesita que esos talentos sean empleados y nunca guardados. Porque si guardas los que te corresponden a ti, esos frutos que dejan de dar lo echarán en falta otros.

Al final se te pedirá cuenta del fruto de tus talentos y será muy malo que los hayas enterrado y no hayan dado fruto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.