miércoles, 24 de diciembre de 2014

Posiblemente, mientras no experimentemos lo mismo que aquellos pastores, marginados y apartados como lo último de la sociedad de su época, nos será difícil encontrar la luz que nos ilumine y nos alumbre para llegar al portal de Belén.

No significa que tengamos  que ser excluidos o marginados, que a muchos les ocurre, sino que nuestro corazón tiene que experimentarse pobre y necesitado. No experimentándose así nos será muy difícil ver la estrella de Belén.

Hagamos un sitio al Niño Dios en nuestro corazón para que nos ilumine y podamos ver el camino.

Feliz Navidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.