viernes, 9 de enero de 2015



No puede recibir la noticia sino aquel que la espera, pues quien está satisfecho no necesita esperar nada. Son los pobres los que esperan que el nuevo día les traiga soluciones a sus muchos problemas. Tienen carencia de muchas cosas, por no decir de casi todo.

Es lógico que la Noticia de salvación vaya dirigida a los necesitados y pobres, pues son ellos los verdaderos destinatarios que la esperan ansiosamente. Mientras los ricos, hartos y suficientes no necesitan de ninguna noticia.

Y, posiblemente, las riquezas les vuelven soberbios, y eso les impide recibir la Noticia de salvación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.