sábado, 14 de febrero de 2015



Necesitamos lavarnos todos los días, y de hecho nos lavamos. Pesamos que estamos limpios, pero si pudiéramos mirarnos y vernos la piel, encontraríamos muchas impurezas que no sabríamos como disimular o cubrir.

Estamos más sucios que lo que vemos, y vemos muy poco. Necesitamos mirar con los ojos del corazón, y ver nuestro interior. Donde las erupciones de nuestro propio volcán arrojan la lava de la envidia, del egoísmo, del odio y muchas cosas más.

Estamos más enfermos que lo que pensamos, y necesitamos limpiarnos. Sólo el Señor nos puede sanar, y una sanación eterna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.