viernes, 1 de mayo de 2015



A veces buscas el descanso como remedio para refrescar tus ideas. Sin embargo, llegado el momento no descansas, sino que te afanas en gozar de otras cosas.

Quizás el descanso se esconde en relajarte y ponerte, abandonado de toda exigencia, en Manos de Dios, porque sólo en Él encuentras paz, verdad y justicia.

No se trata de huir del agobio para meterte en otra clase de agobio. El mundo es agobio. Se trata de salir de este agobio y descansar en la paz del Señor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.