lunes, 29 de junio de 2015



A veces he pensado que la eternidad sería parar el tiempo. Dejar el espacio sin tiempo, quieto inmóvil y para siempre. Son conceptos que se nos escapan.

Descubrimos que estamos cogidos dentro de un espacio, y medido por un tiempo. Nos perdemos y sólo intuimos esos conceptos de los que somos esclavos. Sólo Dios los posee y domina.

Vencer la muerte y dar la vida es tener la llave del espacio y del tiempo. Es pararlo y vivir en eterna juventud porque el tiempo está detenido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.