viernes, 26 de junio de 2015




La fe es fiarse de alguien, pero la fe cristiana es fiarse de Jesús, el Hijo de Dios Vivo. No es un cualquiera sino la Verdad Absoluta, el Salvador enviado por Dios para salvarnos.

Se trata de quien no se puede dudar y del que en Él todo lo profetizado se ha cumplido. Su Palabra es Palabra de Vida Eterna y lo último, su Resurrección se ha cumplido. ¡Ha Resucitado!

Por lo tanto merece toda nuestra credibilidad aunque nuestra capacidad no alcance a tanto. No intentes razonarlo, porque tu mente no está hecha para poder entenderlo. Es cuestión de fe. Así lo hizo el centurión, pensó que una criatura pequeña como él tenía siervos a su mando para ejecutar sus órdenes. ¿Cómo no iba a poder hacer lo que quisiera el hombre que devolvía la vida?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.