domingo, 7 de junio de 2015



No queremos ocultar que a nadie le gusta sufrir ni padecer. Vamos al médico al menor dolor, y sufrimos cuando vemos a alguien sufrir. Nuestro Padre Dios tampoco quiere que suframos, pero ocurre que cuando vivimos en la verdad y la justicia somos perseguidos y mal tratados.

Muchos cristianos sufren por causa de su fe y porque defiende la verdad, la justicia y la paz. Asia Bibi, una creyente pakistaní lleva cinco años encarcelada en condiciones inhumanas por no negar su fe al Señor. Ha sido acusada de blafemia falsamente.

Jesús nos consuela y nos anima a que, en el Espíritu Santo, podamos superar esos males y nos llama bienaventurados porque alcanzaremos la Gloria que nos espera en el Cielo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.