domingo, 14 de junio de 2015



Te das cuenta que Dios es lo verdaderamente importante en tu vida cuando Él ocupa un lugar, mejor, el primer lugar en tu agenda diaria.

Tus oraciones son muy importantes y deben ser siempre realizadas. Claro que, como ocurrió en la parábola del samaritano, la atención al prójimo está muy unida a la atención al Señor.

El Señor espera y te da opción y permiso para que atiendas al prójimo, pero espera que ese tiempo no le quite el que Él espera que tú tengas con Él. Por eso, orar, es decir, hablar con Dios es el momento más importante de cada día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.