jueves, 8 de octubre de 2015





La vida nos exige esfuerzo. Lo descubrimos desde muy pronto, y lo experimentamos en los primeros años del colegio. Antes, nuestros padres ya nos lo exigían para comer, pero ahora somos conscientes de que en la vida tenemos que esforzarnos

Hoy, Jesús, el Señor, nos habla de la importancia de la insistencia. No invita a insistir para conseguir lo que nos proponemos. Se trata de esforzarnos por algo bueno que sirva para atender o ayudar a otro. No se trata de un capricho o de interés egoísta.

Y nos invita a pedir. Pedirle a nuestro Padre todo lo que necesitemos para conseguir la meta importante, la salvación eterna que, enviado Jesús, nos lo revela departe de su Padre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.