jueves, 22 de octubre de 2015



La vida tiene muchos engaños. Recuerdo de joven que el estribillo de esta canción: “Total para qué/ te vas a preocupar/ la vida como viene/ se tiene que tomar. En aquello años jóvenes me sirvió para aceptar las circunstancias en las que te sentías impotente y nada podías hacer.

Pero eso tiene doble lectura. Es posible que en algunos momentos tengas que esperar, pero no por eso, tendrá siempre que ser igual. Siempre puedes estar dispuesto a cambiar, a luchar y a poner todo lo que sea de tu parte para salir de esa mala situación.
                
El criterio debe ser siempre caminar, porque andando es como se hace el camino. Habrá momentos de que no puedas dar un paso, pero otros, sí. Y lo verdaderamente importante es estar siempre dispuesto a hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.