sábado, 6 de febrero de 2016



Hoy, el descanso es un derecho, y todo trabajador tiene derecho a unas merecidas vacaciones. Sin embargo, esas vacaciones son utilizadas por muchos para hacer otra clase de trabajos. A veces necesarios, aprovechando el descanso, pero otras veces de forma egoísta.
                                     
Los hay también que lo emplean para cansarse más y no regenerar fuerzas y desconectar relajadamente con otras actividades suaves y que ayudan a desintoxicar la mente.

De cualquier modo, la mejor manera de descansar es tomarse un tiempo de reflexión, de descanso y de relación con el Señor, que nunca debe estar ausente. Si cabe, en los momentos vacacionales podemos atenderle mejor y relacionarnos más cómodamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.