domingo, 3 de abril de 2016



No sería lógico ni de sentido común mostrarte a aquel que te rechaza y no quiere nada contigo. Y menos hacerle demostraciones de algún tipo para convencerlo, pues menos sentido tendría hacerlo libre para luego ponérselo tan claro que no tendría que ejercer ese regalo de la libertad.

Y eso es lo que hace Jesús, responder y corresponder a aquellos que le buscan y creen en Él. Es el caso de la samaritana a través del diálogo que mantiene con ella; es el caso de Zaqueo al almorzar con él; es el caso de Nicodemo cuando le visita y le busca por la noche.

No recibirás el milagro que buscas si no lo buscas de verdad. Para creer tenemos a Moisés, La Ley y los profetas, y la Iglesia, continuadora de la Misión del Señor, que ya es suficiente. Pero si no te es suficiente y buscas más, síguele y busca esa experiencia de encuentro con Él. Quién busca encuentra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.