miércoles, 8 de junio de 2016



El hombre  que busca la verdad y la justicia no teme a la ley, porque toda su vida busca en la normalidad vivir dentro de la ley. Y es que vivir en la verdad es hacer todos tus actos rectamente y justamente. Por eso, no temes ni importa que se pongan leyes, porque tu impulso natural es cumplirla.

Llenar todos tus actos de buenas obras que hablen de rectitud, caballerosidad, justicia y verdad es la razón que debe mover, por ley natural, a todo hombre. Eso es lo que todos queremos y pensamos hacer. Pero las pasiones y egoísmos nos desvían y tratamos de ocultarnos. 

Es lo que hizo Adán y Eva tras sentirse tentados por la ambición de ser tan grandes como Dios. Igual nos ocurre a nosotros en el mundo. Queremos ser grandes y dirigir nuestras vidas, y tememos a la ley verdadera e inventamos nuestra propia ley, que vive en la mentira.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.