jueves, 9 de junio de 2016



Hay una diferencia entre la intención y la consumación del hecho para la ley. Aunque ambas tienen pena, difiere mucho el tiempo y el castigo para una u otra. La intención se mide de una manera, y la consumación del hecho de otra. Para los hombres tiene sentido, pero no es lo mismo para Dios.

Jesús nos dice hoy: Habéis oído que se dijo a los antepasados: ‘No matarás; y aquel que mate será reo ante el tribunal’. Pues yo os digo: Todo aquel que se encolerice contra su hermano, será reo ante el tribunal; pero el que llame a su hermano "imbécil", será reo ante el Sanedrín; y el que le llame "renegado", será reo de la gehenna de fuego (Mt. 5, 20-26).

Para Jesús la intención tiene el mismo valor que el de consumar el acto. De modo que el deseo consciente y querido determina ya la imputación del acto a pesar de no consumarse. Uno traiciona cuando en su corazón la traición es aceptada y pactada, a pesar de no poder ejecutarla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.