viernes, 9 de septiembre de 2016



A la hora de buscar un guia buscas a alguien que conozca bien el terreno donde quiere que te guie o aconseje. Lo contrario sería un disparate. Por lo tanto, si quieres seguir a Jesús de Nazaret tendrás que escuchar su Palabra y, conociéndola, experimentar lo que dice.

Y nunca pierdas de vista que el discípulo nunca será más que su maestro. Por lo tanto, seguir a Jesús comporta estar en íntimo contacto con Él, la oración, y escuchar a diario su Palabra. No para aprenderla, sino para, conociéndola, vivirla aplicándola a nuestra vida.

Porque no se trata de conocerle y admirarle, sino de imitarle. Porque cuando te esfuerzas en imitarle estás descubriendo que le admiras y le conoces. Pues, Jesús es el Camino, la Verdad y la Vida, y no se puede encontrar ese Camino sin contar con Él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.