domingo, 11 de septiembre de 2016



El amor se demuestra con el compromiso. O, dicho de otro modo, el amor es un compromiso, hasta el punto que, extraviada una oveja del rebaño, arriesga tu vida en su búsqueda hasta salvarla. Y te sientes feliz y gozoso hasta hacer una fiesta por su recuperación.

Ese compromiso descubre la responsabilidad y el grado de amor del que está al cuidado del rebaño. Jesús nos habla hoy del buen Pastor que sale a buscar a la oveja extraviada y da su vida por salvarla. Y recuperada da una fiesta para festejar su alegría.

Así somos nosotros, ovejas sin rumbo que nos perdemos fácilmente por las tentaciones de este mundo. Conviene estar muy atentos para seguir siempre los pasos del Buen Pastor, y nunca alejarnos de Él. Porque nuestra vista es corta y, alejados del Señor, nos perdemos con facilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.