miércoles, 7 de septiembre de 2016



El verdadero sabor del gozo es el último. De tal manera que si lo que pruebas es dulce y gustoso al principio, pero luego, al final se vuelve amargo, el resultado final será desagradable. Sería mejor pasar la amargura primero y luego gozar del sabor dulce al final. Nos quedará un grato y hermoso sabor.

Eso es lo que nos viene a decir Jesús en el Evangelio de hoy: «Pero ¡ay de vosotros, los ricos!, porque habéis recibido vuestro consuelo. ¡Ay de vosotros, los que ahora estáis hartos!, porque tendréis hambre. ¡Ay de los que reís ahora!, porque tendréis aflicción y llanto. ¡Ay cuando todos los hombres hablen bien de vosotros!, pues de ese modo trataban sus padres a los falsos profetas». 

Es conveniente meditar sobre nuestra manera de vivir para que luego no tengamos sorpresas. En la parábola de las diez vírgenes, las cinco sensata y las cinco necias, tenemos también una referencia de cómo tenemos que estar preparados para cuando llegue nuestro momento y nuestra hora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.