martes, 27 de septiembre de 2016



Experimentar que cuando te ofenden sientes deseo de venganza e inclinación a replicar esa ofensa es lógico y normal por nuestra condición humana. Estamos tocados por el pecado que nos hace débiles y nos impulsa a la réplica. Pero no seguimos a Alguien violento, sino todo lo contrario.

Jesús regaña, y no es habitual en Él, esa actitud de sus discípulos Santiago y Juan y les invita a seguir el camino. Seguir el camino es seguir dispuesto a perdonar misericordiosamente y a olvidar esas ofensas que recibimos mientras caminamos. Jesús ha venido para amar, no para condenar. 

Y esa es, o debe ser, nuestra constante, no perder de vista el amor y el consecuente perdón misericordioso. Seguir a Jesús es abrirse y estar dispuesto a este compromiso. Difícil e imposible según nuestra condición humana, pero fácil y vencible injertado en el Espíritu de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.